was successfully added to your cart.

Carrito

«No podía escoger persona alguna cuyas opiniones me pareciesen preferibles a las de los otros, y me vi obligado a emprender yo mismo la tarea de guiarme». René Descartes 

No soy amigo de necesitar un excesivo conocimiento de uno mismo, pues a veces las sorpresas le dejan a uno patidifuso. Pero tampoco es conveniente andar por la vida sin conocerse en lo más mínimo. Más que nada, porque si uno se pierde y necesita poner un anuncio en internet, al menos, ¡qué menos que saber describir, aunque sea un poco por encima, a quién deben buscar!

Conocerse a sí mismo es un proceso arduo. Conviene tomárselo con filosofía, pues cuando viene a parecer que tienes una leve idea de quién eres, entonces vas y cambias. Y vuelves al punto de partida, que no es otro que no saber quién diantres eres.

Porque el proceso de vivir implicar una continua evolución. Y esta evolución puede ser, tanto revolución como devolución. Todo depende –y bastante– de cómo vaya desarrollándose todo cuanto configura la existencia del ser. Ser o no ser, ésa es la cuestión, dejó escrito Cervantes al principio de su monólogo inolvidable en Hamlet de la Mancha.

Vivimos tiempos convulsos, pero es que los tiempos, siempre han sido así. Lo que sucede, es que la inmediatez que nos ha legado la revolución tecnológica no nos deja el margen suficiente para no desear saber en muy poco tiempo, quién somos ahora mismo. Precisamente para toda esta humanidad con prisas que describo, he preparado este sencillo test para descubrir qué tipo de persona eres en tan solo cinco sencillos pasos. Lo presento a continuación.

(Para un uso óptimo, es imprescindible seguir el orden de las preguntas). ¡Aquí va!

Descubre qué tipo de persona eres en tan solo cinco sencillos pasos.

1Imagina que acabas de descubrir que puedes comunicarte con cualquier ser; ¿lo mantendrías en secreto o lo publicarías al mundo inmediatamente?

2Si pudieses tener todo lo que necesitases, ¿necesitarías cada vez más?

3Ante la opción de una felicidad plena, ¿antepondría su bienestar al de sus congéneres?

4Si dependiese de usted la extinción de una especie perniciosa, ¿se quedaría de brazos cruzados?

5Ante la disyuntiva vocación-responsabilidad, ¿qué camino elige si su solvencia económica no depende directamente de su trabajo?

Si la respuesta a todas y cada una de las preguntas ha sido la misma, usted es un energúmeno. Un ser despreciable que no merece la más mínima gratitud a por parte de nadie. Si por contra, todas las respuestas han sido diametralmente opuestas, usted es una persona sin criterio alguno. Merece la animadversión del conjunto de la sociedad. Y si por contra de la contra no ha respondido en serio a ninguna pregunta, usted es un impresentable; ¡ojalá nunca le den ninguna subvención!

Para el resto de opciones posibles, serán considerados individuos comunes, que no es otra cosa que decir que cada uno, en su casa se sabe lo suyo.

Y como última opción plausible: si usted considera que esto de hacerse preguntas para auto conocerse en solo cinco preguntas es una estrategia diseñada para intentar sacarle el dinero… ¡Usted es una persona respetable!

¡No dude en reproducirse! El planeta necesita genes como los que atesora usted. ¡Venga, no tarde! ¡Busque pareja afín y hártense de follar! El único modo de reducir las emisiones de CO2 y los vertidos de plástico a los océanos dependerá de que gente como usted tenga descendencia. ¡Anímese a copular sin miedo!

>Ya lo escribió Shakespeare: Cada cual, Sancho, es hijo de sus obras.

Sergi Mo

Author Sergi Mo

Artista. Pintor. Narrador de historias.

More posts by Sergi Mo